Fortalécete

Un año sabático, un año para ti

Hoy en día, son más los jóvenes que deciden tomarse un año sabático para hacer una pausa en sus estudios, conocerse y encontrarse. En México, tomarse este tiempo no siempre se ve bien, pues muchos consideran que es un año perdido.

Tomar una breve pausa a tus estudios no es una cuestión de perder tiempo, siempre y cuando definas qué esperas lograr durante este tiempo. En países de Europa y Estados Unidos, tienen una interpretación diferente en cuanto a los años sabáticos, pues generalmente se recomienda a los jóvenes que, durante este tiempo, aprovechen y aprendan otros idiomas, que conozcan nuevos países, que realicen labores sociales o vayan de intercambio a algún país. De acuerdo con una encuesta realizada por “Gap Year Association”, las tres razones más mencionadas para decidir tomar un año sabático son: obtener experiencias de vida y crecimiento personal (92%), el deseo de viajar y conocer distintos países y culturas (85%) y tomar un descanso del mundo escolar (81%).

Estas razones nos dan una idea más clara y refuerzan la necesidad de tener un objetivo claro para tomar esta decisión, por ello, es importante profundizar en el proceso antes de dar este importante paso. ¿Estoy listo para un año sabático?

1. Definir objetivos.

¿Qué beneficios obtendré a largo plazo al tomarme un año?

¿Qué quiero conseguir durante este año?

2. Decidir cuánto tiempo

¿Cuánto tiempo me quiero tomar?

¿Será suficiente el tiempo que decida?

3. Plan financiero (en caso de emprender un proyecto que necesite dinero o un viaje)

¿Cómo voy a financiar mi proyecto o viaje?

¿Cuánto dinero necesito?

¿Estoy ahorrando?

4. Opciones

¿Qué opciones tengo?

¿Qué puedo hacer durante este año?

¿Existen organizaciones que me puedan ayudar?

5. Ya estoy listo

¿Qué expectativas tengo para este año?

¿Estoy list@ para emprender esta aventura?

Un año sabático te va a dar distintos beneficios que podrás utilizar tanto para la vida personal, como laboral y escolar, pues te brinda la oportunidad de desarrollar nuevas competencias, conocer nuevas culturas, países y ciudades, podrás dedicar este tiempo para trabajar en algo que esté relacionado a lo que te gustaría estudiar o aprender o perfeccionar un idioma.

También es importante conocer para qué no nos sirve tomar un año sabático: malgastar tu tiempo sin trabajar o estudiar puede resultar contraproducente a la hora de redactar tu CV, en el cual tendrás que justificar qué sucedió durante este año. Es importante considerar que tomarte esta pausa no es para huir de tus responsabilidades o problemas; si tienes la oportunidad de hacerlo, debes sacarle el mayor provecho de esto.

A diferencia de otras generaciones, tener el tiempo de conocernos y encontrar el camino que nos conecte con nuestros sueños es ahora un objetivo, el cual cada vez más personas se atreven a realizar. Un mundo como el de hoy, en el que la inmediatez y la conectividad están totalmente globalizados, la accesibilidad y las oportunidades para realizar un año sabático son ilimitadas, y esto hace que sea más fácil para las generaciones actuales tomarlo con un objetivo claro y productivo.

Por último, es importante siempre tener en mente un objetivo claro, reflexionar y preguntarte qué buscas obtener durante este año, planificar los gastos, organizar los viajes, proyectos o estudios y, sobre todo, nunca perder de vista que una decisión así, se debe tomar con mucha responsabilidad, pensando en el futuro y en lo que conllevará tomar esta pausa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *