Fortalécete

Teoría sin práctica es impráctica.

Hoy más que nunca los profesionistas recién egresados se enfrentan a un panorama sumamente retador, cambiante y demandante, pero a la vez lleno de oportunidades de desarrollo. Es por ello que es indispensable que los jóvenes busquen, aun antes de egresar de sus estudios, la posibilidad de vincular su aprendizaje dentro del aula con experiencias reales en el entorno laboral.

Una opción de enorme valor y utilidad la representan las llamadas prácticas profesionales, también conocidas como capacitación para el trabajo, programas para becarios o “trainees” o, si son en el extranjero, la llamada “movilidad”. Estas prácticas profesionales se ofrecen a partir de convenios que las Instituciones educativas, ya sea públicas o privadas, establecen con diferentes empresas en las distintas ramas y áreas profesionales.

El llevar a cabo prácticas profesionales aporta múltiples ventajas para el futuro profesionista, como por ejemplo la adquisición de experiencia antes de concluir los estudios, lo cual, si no se adquiere, puede, en ocasiones ser una barrera para la obtención del primer empleo. Otras ventajas son que propician la vinculación del aprendizaje con los requerimientos reales de las empresas e industrias y permite que el estudiante adquiera y fortalezca competencias clave, tales como resolución de problemas, trabajo en equipo y comunicación. Permiten también que la experiencia del estudiante vaya a acorde con los cambios y avances tecnológicos y las dinámicas laborales actuales.

Las prácticas profesionales pueden realizarse a nivel nacional o en el extranjero, dependiendo los objetivos personales. Estas últimas ofrecen la ventaja de proporcionar al estudiante experiencia sobre otras maneras de ejercer la profesión en diferente contexto social y cultural, aunado a la posibilidad de practicar o aprender otro idioma. (http://www.vetealextranjero.com/programas/practicas-profesionales/)

Las prácticas profesionales en el extranjero pueden tener distintas modalidades: No remuneradas, remuneradas, mixtas (cuando se está inscrito en una institución) y cuando se está cursando un idioma.

Es recomendable que el futuro profesionista se acerque a las instancias dentro de su institución educativa que permiten la vinculación con las empresas desde etapas tempranas (una vez concluidos al menos el 50% de los créditos de su carrera), y también se puede optar por investigar directamente las oportunidades que ofrecen empresas importantes en cada rama.

Las prácticas profesionales son entonces, una excelente opción para adquirir conocimientos, habilidades y competencias directamente ligadas al entorno laboral, así como una invaluable oportunidad para ganar experiencia, al mismo tiempo que ayudan al futuro profesionista a identificar sus fortalezas, áreas de oportunidad y áreas de interés, dentro de su campo de estudio. Esto le permitirá conocerse, definir su plan de vida y carrera y comenzar a establecer vínculos profesionales en entornos laborales donde se puede desarrollar y encontrar más oportunidades a futuro.

Sin duda las prácticas profesionales, ya sea a nivel nacional o en el extranjero, son una experiencia indispensable para el futuro profesionista. Entonces ¿Sería vital que el profesor y las autoridades escolares promuevan las prácticas profesionales a sus estudiantes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *