Fortalécete

La mediación, una alternativa en la solución de conflictos

“Más vale una palabra a tiempo, que cien a destiempo”.

Miguel de Cervantes

¿Alguna vez has tenido un conflicto con alguna persona sin saber cómo solucionarlo? o ¿has escuchado o visto las causas por las que se generan conflictos entre los jóvenes? Existen diversas causas que van desde diferencias de opiniones, burlas entre compañeros, hasta los abusos de poder.

“El conflicto es inherente a la vida y forma parte de la naturaleza humana”.[1] Es normal que exista conflicto, inclusive puede llegar a beneficiar el crecimiento de las personas, sin embargo, es importante contar con herramientas adecuadas para la solución de los mismos.

La mediación es la resolución de un conflicto entre dos o más partes, asistida por un tercero, y es una herramienta alternativa cuando no se encuentra solución o no se llega a acuerdos satisfactorios para los involucrados.

Cada uno de nosotros tomamos una actitud diferente frente a los conflictos que se presentan en nuestra vida familiar, escolar, o en la comunidad. ¿Tu qué actitud tomas?

  1. Competitivo: persona que siempre quiere tener la razón.
  2. Cómodo: persona que evita el conflicto porque no lo gusta o tiene miedo a éste.
  3. Negociador: persona que trata de llegar a acuerdos que sean convenientes para ambas partes.

La mediación es un proceso para la solución de conflictos de manera positiva, y éste debe ser voluntario y confidencial, donde un tercero, que es un mediador, de forma neutral e imparcial, ayuda a las personas implicadas a comunicarse de forma adecuada y constructiva con el fin de alcanzar acuerdos satisfactorios y aceptados por todos los participantes, de esta manera la mediación implica compromiso y colaboración.

“Para que el proceso de mediación sea posible, es necesario que las partes estén motivadas, porque deben de estar de acuerdo en cooperar con el mediador para resolver su disputa, así como para respetarse mutuamente durante y después del proceso”[2]

El mediador actúa como negociador en el proceso, donde busca obtener una solución satisfactoria a la problemática o conflicto de las personas involucradas quienes deberán cumplir con los acuerdos pactados.

Mejorar nuestra calidad de vida, aprendiendo y confiando en nuevas herramientas puede traer como consecuencia nuestro propio bienestar, así como el de las personas que nos rodean, alumnos, familia, amigos y nuestra comunidad en general; así es que, si no has podido llegar a algún acuerdo con esa persona, valdría la pena buscar un mediador.

[1] Lic. Nelly Medina San Martino. Académica de la dirección general de Orientación y atención educativa

[2] Texto retomado del artículo de Manuel de Armas Hernández “la mediación en la resolución de conflictos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *