Fortalécete

El proceso de orientación vocacional es más que elegir una carrera

¿Para qué quieres estudiar una carrera? Esta pregunta suele ser un dolor de cabeza para los jóvenes que se encuentran en este proceso, y usualmente contestan cosas como: porque quiero ser alguien en la vida, porque quiero ser exitoso, porque quiero tener una vida “bien”, porque quiero dedicarme a lo que me gusta.

Cuando los adolescentes reciben orientación vocacional, en la mayoría de los casos llegan a respuestas tipo: busco algo que me haga feliz. Quizá no lleguen a decir una cosa tan sencilla como ésta y planteen otro tipo de formulaciones como: “quiero ser alguien en la vida”, “quiero ser exitoso”, “quiero tener una buena vida”. Los jóvenes no sólo buscan el nombre de una carrera: lo que van “a buscar” es algo que tiene que ver con la realización personal, la felicidad, la alegría de vivir, etcétera; el adolescente le preocupa más lo que puede llegar a ser. (Bohoslavsky, 2004).

La orientación vocacional es un proceso que permite a los jóvenes no solo encontrar una carrera que vaya más a fin con sus habilidades e intereses, sino información para elegir actividades que contribuyan a su felicidad. Es por esta razón que la orientación vocacional tiene un significado trascendental en la vida de nuestros jóvenes. Vale la pena recordar las etapas de la orientación vocacional donde pueden obtener información los jóvenes para la construcción de su plan de vida y carrera:

  • El autoconocimiento. El estudiante reflexiona respecto a sus fortalezas, sus intereses y preferencias, así como los aspectos que requiere desarrollar y aquellas actividades que no lo motivan en particular.
  • La proyección a futuro. En esta etapa el estudiante se visualiza en el pasado, el presente y finalmente a futuro, para identificar intereses que van permeando. También se reflexiona sobre los miedos y temores que pudiera tener en los diversos escenarios.
  • Conocimiento de las opciones de estudio y entorno laboral. Consiste en investigar el histórico económico-social, las profesiones existentes, lo que se requiere para cursarlas, así como las posibilidades de inserción laboral y desarrollo profesional según la demanda.
  • Toma de decisiones. Se define el proyecto de vida y el camino personal a seguir, según los elementos e información recabada en todas las etapas. Una vez definido se sugiere que el estudiante comparta y comunique sus opciones y decisiones.
  • Compartir su proceso de desarrollo vocacional con sus pares, para enriquecerse y enriquecer a otros con sus aprendizajes y experiencias.

A lo largo de todo este proceso, el profesor-orientador y la familia tienen un papel fundamental, pues es en el entorno escolar donde el alumno proyecta sus motivaciones e intereses y donde aprende a conocer sus fortalezas y debilidades, tomando como referencia a sus facilitadores. En cuanto a la familia, esta brindará a lo largo del proceso el apoyo y sostén necesario para que se dé de la mejor manera posible. ¿Tú cómo participas en la orientación vocacional de los adolescentes en tu entorno?

One thought on “El proceso de orientación vocacional es más que elegir una carrera

  1. Muchas gracias por la información, tengo un hijo que está en la etapa donde tiene que decidir que carrera elegir, esto me ayudará a tener más claro como proceder con él. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *